Beneficios del entrenamiento de fuerza

Ya estamos de vuelta de nuevo, enero suena bien para comenzar, seguir o retomar nuestras rutinas de ejercicios. En esta época post-navidad muchos querrán venir a nuestro centro para quemar esas calorías extras consumidas en estas fechas, pero… ¿y si os proponemos quemar esas calorías haciendo ejercicios de fuerza y no sólo de cardio? A continuación os contamos un poco de qué tratan los ejercicios de fuerza.

 

¿Por qué todo mundo debería de realizar ejercicios de fuerza?

 

Los entrenamientos de fuerza aportan una serie de ventajas que favorecen a todo el mundo  independientemente del objetivo que se tenga establecido, ya que contribuyen a una mejora de la salud en general.

Cada vez más personas se interesan por este tipo de entrenamiento en Qdeporte, a la vez que descubren si los mitos que circulan en diversas fuentes, realmente tienen el peso que la gente le da. Un ejemplo de mito que se otorga al entrenamiento de fuerza, es que está más diseñado para hombres, ya que en las mujeres desfigura la línea femenina o les hace ver más anchas. O también que ellas deberían de hacer más entrenamientos de cardio, orientados a quemar calorías. Pues este mito entre otros no tiene nada de veracidad.

 

Para aclarar esto, hemos enumerado una serie de beneficios del entrenamiento de fuerza:

  • Incremento de la potencia:

Al hacer entrenamiento de fuerza, se acumula más masa muscular y por lo tanto se fortalece. Esto tiene ventajas en el día a día, porque la potencia es el motor de casi todos los movimientos que se realizan. Ejemplos de ello son  montar en bicicleta, caminar, pasar la aspiradora, abrir un bote, levantar la compra… para casi todas las acciones aparentemente simples en la vida diaria, usas tu fuerza.

  • Menor sensación de cansancio:

Debido a que tus músculos pueden proporcionar más potencia sin sentir dolor o sobrecarga, es menos probable que te canses. Por lo tanto, el entrenamiento de fuerza también es importante para evitar un deterioro prematuro en la vida adulta. Si mantienes los músculos fuertes por más tiempo, funcionarás adecuadamente en tu vida diaria y prolongarás tu calidad de vida.

  • Ayuda a quemar grasa:

Otro mito que vamos a desmontar es que sólo el entrenamiento de cardio es el que favorece la quema de grasa. Ya que cuando se combina el entrenamiento de fuerza con el entrenamiento cardiovascular, es cuando realmente se queman más calorías.

Muchas personas hoy en día siguen pensando que el cardio es suficiente para bajar de peso, pero la combinación con el entrenamiento de fuerza te asegurará lograr tu objetivo si lo que quieres es bajar tu porcentaje de grasa.

Con sólo media hora de entrenamiento de fuerza quemarás unas 100 kilocalorías. Pero es que horas después, ya en reposo tus  músculos aún seguirán quemando calorías, así que cuando mayor es el porcentaje de  masa muscular, más calorías quemarás.

  • Contribuye a ganar masa muscular:

Ayudarás a que tu cuerpo tome una forma más tonificada a través del entrenamiento de fuerza. Pero no sólo hay que quedarse con el aspecto físico, sino que hay que tener en cuenta que tu musculatura se volverá más potente y tus músculos más pronunciados.

Algunas personas piensan que el entrenamiento de fuerza te hará parecer un fisicoculturista en un abrir y cerrar de ojos, pero podemos asegurarte que esto no sucederá. Habría que hacer ejercicios súper pesados y, a menudo, además de seguir una dieta muy estricta antes de llegar a ser así. Las mujeres también tienen menos testosterona, así que para nada un entrenamiento de fuerza afecta negativamente al cuerpo femenino, sino todo lo contrario. Así que no dejes que te detengan y ponte a trabajar con pesas.

  • Fortalece tu salud mental y autoestima:

El entrenamiento de fuerza no sólo te fortalece física sino también mentalmente, el realizar deporte en general ayuda a mejorar el estado de ánimo.

Si puedes entrenar con pesas más pesadas cada semana, ¡esto te dará un impulso mental! Al entrenar la espalda, los hombros y los glúteos, no sólo mejorarás tu postura y posición al caminar, sino que también ganarás más confianza en ti mismo. El superarte poco a poco, ponerte retos y ver que con esfuerzo se logran, proporciona también un aumento de autoestima y afán de superación en el resto de aspecto de la vida.

  • Contribuye a que lleves una alimentación más saludable:

El entrenamiento de fuerza es una forma perfecta para aplicar cambios de comportamiento saludables. Una vez que empieces a entrenar con pesas notarás diferencias en tu cuerpo, te sentirás con más energía y necesitarás nutrientes saludables que contribuyan a una buena recuperación de tu entrenamiento. Comer suficiente comida y obtener suficientes macronutrientes es una parte esencial del entrenamiento de fuerza. Además, la nutrición no sólo determina el crecimiento muscular, sino también la fuerza que puedes proporcionar durante el entrenamiento.

  • Mejora considerablemente el sueño:

El entrenamiento de fuerza mejora la calidad del sueño. Ayuda a que te despiertes con menos frecuencia durante la noche y que el conciliar el sueño sea más rápido. La razón de esto es que tu cuerpo asienta mejor tu ritmo diurno, mejorando el equilibrio hormonal. Con ello se reduce el estrés (provocado por la hormona cortisol) para que tus pensamientos se calmen y experimentes menos ansiedad.

  • Colabora en gran medida con la pérdida de peso:

Con el entrenamiento de fuerza, la mayoría de las personas no piensan inmediatamente en perder peso. Pero el entrenamiento de fuerza es una manera efectiva de adelgazar y perder peso. Quema muchas calorías ya que la masa muscular requiere hasta 10 veces más energía para mantenerse que la masa grasa. A través de una buena combinación de entrenamiento cardiovascular y de fuerza, verás resultados satisfactorios en poco tiempo. Con el entrenamiento cardiovascular quemarás calorías durante el entrenamiento y con el entrenamiento de fuerza seguirás quemando calorías después del entrenamiento. Así que son el combo perfecto.

  • Mejora de la salud general:

El realizar entrenamiento de fuerza ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina, lo que reduce el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Así también tu densidad ósea se verá aumentada al hacer entrenamiento de fuerza y tus huesos estarán más fuertes. Y cómo no, el entrenamiento de fuerza mejora también la salud de tu corazón y de tus vasos sanguíneos, reduciendo así los riesgos de hipertensión y altos niveles de colesterol y triglicéridos.

 

Resumiendo, podemos decir que el entrenamiento de fuerza ha demostrado tener efectos positivos para la salud en todos los aspectos, así que esperamos que con todo esto ahora des otro enfoque a tus entrenamientos y mejores tu salud al 100%.

Así que cuando acudas a nuestro centro Qdeporte no dudes en pedirnos introducir en tus rutinas de entrenamiento ejercicios de fuerza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies