Últimamente escuchamos que es preferible tomar la fruta entera en vez de su versión en zumo, pero ¿realmente sabemos cuál es la diferencia entre tomarla de un modo u otro?

Solemos escoger muchas veces el zumo porque es más palatable que la fruta, lo percibimos más refrescante sobre todo ahora en verano… y a la hora de introducir fruta en nuestra alimentación preferimos su formato en zumo. A continuación, os voy a contar por qué es tan importante que tomemos la fruta mejor entera.

Lo que le otorga gran valor a la fruta es que se trata de una materia prima, no ha sufrido ninguna alteración ni procesamiento, es rica en nutrientes y energía, alta en fibra, carbohidratos, vitaminas y minerales, así como antioxidantes y una gran fuente de agua. Y esto solo es un resumen muy escueto de todo lo beneficioso que tiene, podríamos nombrar mil beneficios más. El zumo no es la versión más saludable, ya que no sustituye a la pieza de fruta, no es que sea mala, pero si hay que elegir preferiblemente optar por la pieza.

Además, hay que tener en cuenta que si optamos por zumo de naranja o pomelo natural por ejemplo, al final empleamos unas dos o tres piezas, por tanto ya estamos añadiendo más calorías. Al exprimir la fruta también eliminamos la fibra y sólo nos quedamos con los azúcares presentes en ella, así que no nos da esa sensación de saciedad que produce el masticar los alimentos. Lo mismo sucede con el resto de frutas, si las pelamos eliminamos la fibra, algunas de sus vitaminas y antioxidantes presentes en la piel.

Por último, me gustaría añadir que cuando prefiramos tomar el zumo, hay que prescindir de los briks o preparados de fruta que nos ofrece el mercado. La mayoría tienen azúcares añadidos, que disparan nuestros niveles de glucosa en sangre y a la larga pueden provocar resistencia a la insulina. La insulina la fabrica el páncreas para poder movilizar el azúcar en nuestro organismo, y si deja de funcionar correctamente porque hay un exceso puede ser una de las causas más frecuentes de diabetes. Como apunte, además los niveles de zumo natural presentes en estos formatos procesados suelen ser muy bajos, entorno al 10 -15%, siendo en su mayoría agua y el azúcar mencionado.

Os doy una opción para tomar fruta en otras versiones y que no sea a base de zumos como son los batidos o smoothies, que además puedes combinar con otras variedades de hortalizas o verduras, aportándole más valor nutritivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *